El día dos de Altavoz, reunió a miles de rockeros de Medellín para mostrarles prometedoras propuestas de la música pesada, además de recordar a las leyendas caídas  que siempre vivirán.

 

AltavozFest2017-Dia2-Publico-17

 

Soleado durante todo el día, a ratos, nos daba la sensación de que se iba a armar, como es costumbre, el diluvio universal en la Cancha Cincuentenario al lado del Parque Explora y la Universidad de Antioquia, sin embargo, esa lluvia nunca llegó.

Las filas eran gigantes, las mujeres entraban por un lado y los hombres por otro. Miles de asistentes se vestían de negro, desde temprano, para asistir al segundo día del Altavoz Fest, quien cursaba su año catorce con una excelente organización en cuanto a tiempos, sonido, luces y bandas. Las personas eran protagonistas, mechudos con tatuajes en el rostro, mujeres de faldas cortas, aretes, expansores, camisetas que daban cuenta de bandas como System Of A Down, Metallica, Venom y otras más criollitas con Kraken, Nadie y Masacre.

AltavozFest2017-Dia2-Publico-23

Foto: Juan Urrego (@felinografo)

La música sonó primero con Austin Phobias y Entre niebla y miedo, apenas, la gente llegaba a ubicarse lo más cerca al escenario, otros, se cuidaban del sol entre los zócalos de oscuridad que aguardaban cerca a las gradas laterales del campo de fútbol, que, para agrado de muchos, estaba cubierto para evitar el pantano de la ya casi dogmática lluvia que presagiaba el total de los conocedores.

2:30 de la tarde y Vein ya estaba arriba. Con un show potente y rápido, descargaron un metal poco convencional, más bien, sonaban a la cara oscura de Bogotá, la de las calles desgastadas, ennegrecidas de la ira. Detrás de la banda, y durante todo el show, había un tipo pintando en spray sobre un lienzo blanco, al finalizar, dejó la huella del metal de la capital en el Altavoz. Hay que ir a los conciertos, apoyen las bandas de Medellín, hay que ir también a donde hay que pagar, ayudemos para que no sea solo reggaetón esta vaina, sentenció el frontman, Ángel Niño.

AltavozFest2017-Dia2-Publico-9

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Veinte minutos le dieron a Por Instinto para que se presentaran. A pesar del poco tiempo, presentaron su nuevo disco, Somos Animales, y armaron una fiesta de hardcore en la tarima. Incluso, con el tiempo partido, dejaron ver el virtuosismo de Raúl en el bajo y la felicidad de quienes fueron parte del largo proceso de Ciudad Altavoz.

Strife fue una de las presentaciones que más se disfrutó. Desde California, viajaron estos excéntricos a pararse en un escenario de Medellín para hacer temblar los cuerpos. Pura energía esta banda, desde la parte de atrás del Cincuentenario, se sentía al bombo calarles los huesos a las personas. Con el sol a mil, los primeros pogos que ya se habían armado, empezaban a hacerse fuertes y rápidos al ritmo de la voz de Rick Rodney, quien saltó por todo Universidad mientras llevaba, en la frente, lo que parecía ser un corte… realmente no lo entendí, cuando iniciaba el show estaba limpio, al finalizar, la frente andaba parcialmente roja. Lo cierto, es que rompieron la tarde y dejaron una huella en aquellos que se animaron a golpear.

AltavozFest2017-Dia2-Artistas-20

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Revenge recibió la noche con los sonidos agudos del Heavy Metal. Esta banda, con toques del rock colombiano, nos regaló 35 minutos de melodías interesantes, solos y vitoreos por los Metal Warriors.

La noche ya caía en la ciudad, el público llegaba al escenario principal para ver a Nervosa desde Brasil, un power trío de Thrash Metal, fanáticas de su música, que tenían emocionados a los hombres, que entre pogo y pogo, celebraban la belleza y la destreza de las paulistas. Con su rapidez, las mujeres lograron sentirse identificadas, reconocieron en ellas el valor a su género gracias a la potencia con que se presentaban, sus rostros rabiosos, las voces rasgadas y la delicadeza que mostraban entre canciones.

AltavozFest2017-Dia2-Artistas-66

Foto: Juan Urrego (@felinografo)

Ellas felices de estar acá y el público fascinado de recibirlas. Una de las mejores presentaciones del festival, esas miradas desafiantes, cerraron la noche con la tranquilidad del trabajo hecho, unhasta la próxima y un de los mejores shows que hemos hecho.

7.20 PM y tocaba el homenaje a Kraken, la cual llegaba como la presentación más esperada por todos. Luego de pasar por varias ciudades del país, finalmente se presentaban en la casa del titán, Elkin Ramírez, frente a todo el público paisa que siempre los acompañó. Había lleno total y los primeros acordes sonaron, al mando, estaba Sebastián Mejía de Tr3sdeCoraZón, Miranda, Alex Oquendo de Masacre y la excelente melodía de Kraken e invitados. Desde España, llegó Fortu Sánchez, en reemplazo del esperado José Andrea que nunca llegó, y que, en realidad, no cumplió ni por un segundo, las expectativas del público. Fortu, se notó incómodo, desviado y con poca preparación ya no lograba sintonizarse con el tiempo de los músicos acompañantes. Cabe anotar, además, la valentía de Sánchez luego de encontrarse enfermo, quien aprovechó la oportunidad para agradecer la hospitalidad en Colombia y su admiración por la banda.

AltavozFest2017-Dia2-Publico-49

En el escenario, interpretaron temas como Frágil al Viento, Muere Libre y Silencioso Amor, dejando a un lado, sorpresivamente, canciones como Vestido de Cristal o Lenguaje de mi Piel, aspecto que no cayó muy bien entre el público.  Las voces estuvieron altísimas y lograron encender a los fanáticos que, emocionados, coreaban el nombre de la banda. A pesar de todo esto, fue un sin sabor para muchos.

God Of Lies cerraba la noche de Medellín con la aguda y profunda voz de Jaider Mejía, el metal hace la unión y la unión hace la fuerza. Al final, llegaron desde Noruega, Satyricon. Con una trinchera adelante junto al micrófono principal, una batería de dos bombos, cuatro tones, seis platillos, dos teclados repletos de voces tenebrosas y una ambientación pensada, trabajada y con el volumen más alto que cualquiera, volvieron loco a los fanáticos de Medellín, de fondo solo se escuchaban cantos, los cuerpos se movían libremente y toda la emoción del black metal estalló al Altavoz, una presentación memorable, con un sonido diferente que recordaran siempre todos aquellos que la vivieron, magníficos. | R

Mateo Mejía
Estudiante de Comunicación Social - Periodismo en UPB Medellín. 2 años de experiencia como redactor en medios deportivos, rockero de toda la vida.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Bruno Mars no le falló a un país que agotó de forma prematura las entradas. ¡Tremendo...

  Vertiginoso, denso e intenso, así es Mitú en vivo. Fuimos a vivir la experiencia del Cosmus en...

Altavoz regresó a su casa, la Cancha Cincuentenario, y allí, logró su mejor versión en temas de...