Después de un día donde las bandas superaron las expectativas, el lunes festivo presentó una actualidad musical del país, necesaria para el Carnaval Fest.

 

CarnavalFest-0844

 

Mojiganga y Dos Minutos agotaron las entradas del primer día. El Aeroparque estuvo repleto. Y en el inicio de la jornada, ya habían cerca de 1.000 personas preparadas para ver a las bandas que abrían el festival. Pero el segundo día contrastó mucho a eso. Cómo anuncia nuestra crónica del primer día, Mojiganga nos dejó exhaustos. Descargamos todo en ellos. La tarde de lunes festivo, con un sol implacable encima de las 100 personas que llegaron desde el inicio, hacía pensar que el cierre del Carnaval Fest iba a ser extenso.

Si bien el Carnaval Fest (antes, Concierto de la Juventud) ya suma con este año cuatro ediciones realizando dos días de concierto, la verdad es que no ha podido encontrar el equilibrio perfecto entre artistas que soporten el gasto económico que implican dos días de producción. No es nada fácil. También pueden hablar de ello la gente del Breakfast Club con su Breakfest, pues este año han decidido adicionar un día más, y no es que se haya recibido de la mejor manera por parte del público de Medellín. Se nota el desbalance.

Al revisar los dos días del Carnaval Fest, su primera edición en 2014 fue la más exitosa. El primer día contó con Carajo y Kraken (haciendo un regreso necesario al Carlos Vieco), y el domingo con Mojiganga y Attaque 77 (siempre llenan ambas, donde las pongas). El 2015, el festival quería repetir los resultados de Kraken, y con la baja del cartel por salud de Elkin Ramírez, tocó cambiarlo; La Derecha y Mario Duarte no pudieron soportar la baja, y se notó en la devolución de dinero y la asistencia final. Mientras, el otro día tuvo 5.000 personas saltando con el Cuarteto de Nos y Superlitio. Por último, 2016 apostó por un día con La Pestilencia celebrando 30 años y el otro con Los Pericos; el primero no logró lo esperado, y Los Pericos, aunque cancelaron por temas de salud de su vocalista, no habían representado una gran venta de boletería, cosa que tampoco cambió con Gondwana, su reemplazo final.

Ahora, teníamos en el panorama un primer día que rompió todo, y el segundo, que teniendo a la banda de rock actualmente más importante (que no quiere decir que en Medellín hayan realizado un gran trabajo) y a la banda más grande el rock en nuestro país (que en un poco más de un mes ya habían tocado gratis en Sabaneta) no parecía ir por el mismo lado. Diamante Eléctrico y Aterciopelados eran las apuestas del Carnaval Fest, que sumado a Don Tetto intentaban atraer otras 2.500 personas al Aeroparque.

Árbol de Ojos continuaba con el paso que había alcanzado a levantar entre las cerca 200 personas Memoria Insuficiente (banda ganadora de la convocatoria), jóvenes virtuosos y con ánimos de crear una banda, que teniendo las bases académicas de su instrumento, se lanzaron por satisfacer su deseo de hacer ska. Son parte de nuestras apuestas para esta categoría en los clasificatorios de Altavoz.

Mientras, los de Bogotá nos sorprendieron gratamente. Siguen abriendo público en cada escenario de la ciudad que se presentan, y por ahí siempre se encuentran personas que los cantan de principio a fin. Un show dinámico, construido, con una curva que tiene intención clara de jugar con las emociones del público. Así nos tienen acostumbradas las bandas de Bogotá. Quienes no los conocían se llevaron una buena agrupación para escuchar en casa.

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Popcorn se subía al escenario después de 6 años sin presentarse en este concierto. Aquella vez que el Coliseo de Manchester en Bello recibía 6 bandas de la ciudad de forma gratuita, Monstruos del Rock Local, se llamó esa edición. Fue gratis. La inversión de ese año se destinó toda a la grabación del DVD de los 10 años de Tr3sdeCoraZón.

Lelo, Juanele y el Tache volvieron a dejar las mismas buenas sensaciones de su concierto en 3 Cordilleras. Siguen aceitados y precisos. Para esta ocasión, adicionaron Dame mi bicicleta y Lo que siento. Pero en realidad, el concierto se hizo muy corto. Demasiado corto. Y muchos deseaban verlos pues el Carnaval era la oportunidad que no tuvieron en la cervecería. Otra, otra, otra, fue el clamor popular y rebelde. Los desconectaron y empezó el cambio para la siguiente banda. Sin duda, la gente se sintió incompleta.

Askariz lastimosamente fue la banda para descansar, ir a comer algo o aprovechar tiempo para las filas del baño. Disvariaron de la onda que tenía el público con su heavy metal, pues la gente se empezó a regar por todo el Aeroparque mientras pasaba su presentación. Ojo, eso no quita que hicieron un gran concierto, son una banda que suena bien poderoso, esperamos verla en otros escenarios.

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Siguió Nepentes, y al iniciar se activó una alarma. Peligro. Mantén la calma, dictaba una voz, que al finalizar, dio paso para que la banda se reventara con Duro. Fueron uno de los shows más completos del festival, y en definitiva es uno de los más potentes y coherentes de Medellín. Krbass, su bajista, es un espectáculo, que ayudado por su ingeniero de sonido, nos hacía sentir el bajo por todo el cuerpo, golpeteando junto al bombo de forma impecable. Dominaron el escenario a su antojo y lograron la euforia máxima del día.

Con lo que les abría, Diamante Eléctrico volvió a tener el escenario al revés. Su antecesor, además de poner la vara muy alta, era otro ambiente. Sufrieron lo mismo que en el Altavoz 2016, donde siguieron después de Onyx (rap, uno de los mejores show de esa edición). Pero con todo eso, se subieron a dar lo que ofrecen como banda. Un show progresivo, donde el rockn’roll agarra de la mano al oyente y empieza a llevarlo por un viaje. Empezaron bien, pero lastimosamente, rodaron mal. El amplificador de bajo de Galeano (vocalista) no andaba. Hubo un momento, llegando al tercio de show, donde tocó parar para terminar de solucionar el problema.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Más arriba mencionamos que no es una banda que ha construido un trabajo en la ciudad. No han logrado afianzar un público, por eso mirar alrededor significaba ver unos pocos cantando, casi similar a lo que tenía Árbol de Ojos, los demás prestaban atención al show, y al final seguro engancharon a la gente, pues los aplausos finales fueron de gran parte del público.

Se acercaba el cierre, al igual que un público joven al frente del escenario. Don Tetto regresaba al Carnaval Fest, pues en 2009 hicieron parte del concierto en Palmahía que presentó a Cadena Perpetua y Carajo. Ahorita viven un proceso de transición, donde se han separado de su casa de management y entre ese proceso, por ejemplo, sus canciones ya no se encuentran en las plataformas digitales.

Su último disco, sin duda, es rock. El proceso que les ha entregado este álbum los ha sacado un poco del pop y su show los ha convertido un poco más dinámicos. Estuvieron tranquilos, frescos, y ante todo, con una madurez desde lo personal y musical que se nota en el escenario. Sus seguidores fueron, cantaron, y al terminar, se despidieron del recinto. Una forma de agradecimiento que tuvo Tr3sdeCoraZón por su invitación al Reacción Tour y el Día de Rock Colombia, dos eventos planeados por Don Tetto.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

El cierre del festival, ya en el papel, era grande. Aterciopelados. Cumplía con la historia que requiere el festival. Pero como ya mencionamos, las últimas presentaciones de la banda en Medellín han sido gratuitas, siendo la más reciente en un poco más de un mes en Sabaneta. Eso pudo afectar la compra de mucho público potencial. Igualmente, otros dicen que hubo poca difusión de la presentación de Atercio en la ciudad, y que tan solo se dieron cuenta ese mismo día.

Pero a pesar de todo eso, las cosas como son. Andrea Echeverri es más grande que Pelé y Aterciopelados que el Brasil del 70. Iniciaron sin pedir permiso con Maligno, rompiendo todo. Andrea cargaba en su cabeza una nube con rayos y elementos que hacían de lluvia. Después, cambió, ya tenía una cuchilla en su cabeza, la distorsión dio paso a Cuchilla. La música estaba por encima de todo y la alegría se sentía en el ambiente. Continuó Baracunatana, no habían palabras en el intermedio de las canciones. El estuche, El álbum, después su cover de He venido a pedirte perdón. Todos vestidos con guayabera, hasta sus roadie, donde uno es el amigo de Andrea en escenario, ayudando con la vestimenta, haciendo coros y hasta tocando guitarra.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

La banda como tal, es precisa y sin muchos adornos. El baterista es simple y preciso, sorprendente lo fácil que hace oír estas canciones, al igual que la tecladista y el guitarrista, dando los elementos rock, groove y funky de Atercio. Hector por su parte, da tranquilidad, sonríe a veces y en otras cierra los ojos para hacer parte del viaje, su bajo es agresivo, casi al mismo nivel del bombo. Todos intentan construir las texturas sonoras de las canciones. Por eso son tranquilos, quietos, sin nada de parafernalia. Así, todos los ojos se centran en Andrea, que cuando no canta, toca algún elemento percusivo, se mueve por el escenario, no se queda quieta.

Antes de Florecita Rockera, Andrea nos habla: estaba viendo a Juanes en Salitre, y empezó a tirar dulces. Cogí uno, ¡y me pareció tan chévere!”, y durante la canción regaló Coffee Delight al público. Descansaron un momento, mientras el ‘Ficoptero’ apuntaba al escenario. Colombia Conexion, Candela y La estacaAdiós que te vaya bien…, y cerró la banda. Regalaron frisbees hechos por Andrea, y se despidieron con los roadies a bordo. Después, llegaron los fotógrafos para la foto con el público y tira Andrea, tan linda y tierna como siempre, esa foto es una boleta, ¿no les parece? ¿No? ¿Es chévere? ¡Hágale pues!. El Nooo del público la convenció. Así se despidió Aterciopelados, así se despidió una vez más el Carnaval Fest. Hasta el próximo año. | R

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Andrés Lopez
Desde 2011 metido en el ámbito del rock local. En octubre del mismo año crea Rockal para compartir y difundir sus gustos musicales. Estudiante de Comunicación Social – Periodismo en UPB Medellín.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Bruno Mars no le falló a un país que agotó de forma prematura las entradas. ¡Tremendo...

  Vertiginoso, denso e intenso, así es Mitú en vivo. Fuimos a vivir la experiencia del Cosmus en...

Altavoz regresó a su casa, la Cancha Cincuentenario, y allí, logró su mejor versión en temas de...