Entre beats, vitoreos y manos al aire, el hip hop le dio la despedida a la versión número catorce del festival gratuito más representativo de Medellín.

 

AltavozFest2017-Dia3-Publico-42

 

El día de hip hop llevaba como base una buena dosis de sol, humo y letras, mientras, los maestros de ceremonia, M.Cs, arrimaban desde temprano para dejarse desencantar con los explosivos shows que dieron lugar al último día del Altavoz Fest.

CrHam arrimó desde tempranas horas a sentir el calor de Medellín, quien además del exuberante sol, mostraba a un público fiel que madrugaba para hacer una inmensa fila de más de 200 personas que se alistaban para saltar y cantar. Gorra roja, gafas y camiseta ancha. Desde Bogotá, llegó con sonidos de jazz y letras patrióticas a saludar a los pocos que se reunían frente al escenario principal, mientras el resto, le escuchaban atentos en la sombra.

AltavozFest2017-Dia3-Publico-13

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Xplícitos, conocidos de la casa, llegaron pisando duro. El público los conoce mejor, hacen parte de la historia de la música urbana de la ciudad y de Colombia. Gelo y Tres H vienen prendiendo al país desde 2002 con letras versátiles y elocuentes sobre la sociedad en la que les tocó vivir. Solo se escuchaban gritos alborotados, saltos, abrazos, gorras y manos al aire: la gente estaba feliz. Quienes se hallaban a la sombra, dejaron la comodidad a un lado y saltaron a verlos, a la vez que el sol dejaba su agresividad por un momento. Comenzaron duro, Jr Ruiz y Merchan Mch acompañaron por un rato. La gente se sentía una con ellos, esto tienen los toques de rap, y más cuando canta un MC local, la gente conecta fuertemente con el intérprete y su rapping, se vuelven más cercanos que nunca, ya que se logran reflejar ambas realidades, artistas y público. Con pogo incluído, los Xplícitos se despidieron entre aplausos.

AltavozFest2017-Dia3-Artistas-14

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Desde Estados Unidos, llegó, justo a tiempo, el show más emocionante de todo el festival, M.O.P. Mash Out Posse, llegó a prender hasta la última alma del Cincuentenario esa tarde, no hubo quien no disfrutara la histérica presentación de Lil’ Fame y Billy Danze, quienes le dieron un recorrido gigante a la historia del hip hop de El Bronx, celebrando todos los sonidos con un despliegue de emociones inmensos, apartados instrumentales y una cátedra fantástica de show en vivo durante más de una hora y media. Billy Danze, vestía como si caminara por su barrio, una camiseta negra que decía black cocaine cartel, un jean de clásico de constructor y unas botas cafés sencillas, tranquilo, como si saliera simplemente a cantar por las calles de su natal.

Al contrario, Lil’ Fame se tomaba el asunto con un poco más de picante, llevaba encima una gorra y toda su ropa era color rojo vivo. Su energía nunca paró, por la frente les caía sudor y el público no podía agradecérselos más. Fusionaron sonidos que iban desde el synth pop, A.O.R y hard rock, hasta el funk y el clásico reggae de Bob Marley. La fuerza de sus voces era considerablemente diferente al resto de artistas que se presentaron ese día, su sonido llegaba hasta la Autopista y había quienes los escuchaban desde la calle 67.  Colombiano, you got a big influence for the people of New York. A pesar de la diferencia en el idioma, lograron crear una fuerte conexión con la gente, cuando al mismo tiempo, el humo empezaba a subir de entre el público, que disfrutaba saltando, moviendo la cabeza y fumando. Puro fuego, prendieron desde el primer minuto hasta el último, un paseo digno por la fuerza de Brooklyn, New York.

AltavozFest2017-Dia3-Artistas-27

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

5:20 P.M. Militantex y Ava Rocha recibieron la noche con su música progresiva. La experimentación de sonidos sin voces le dio un respiro al día que había estado cargado del tronar de los beats y las letras agresivas. Flautas, clarinetes, baterías, bajos y guitarras que se transformaron en un mensaje universal, sin idioma fijo, puros sonidos sinceros. Ava Rocha, por otro lado, se desnudó en el escenario logrando fusionar el rock & roll y la samba brasilera; pese a la edad, se comió el escenario con un viaje al otro lado. Gente de todas las edades bailaron y se emocionaron.

AltavozFest2017-Dia3-Publico-38

Foto: Juan Urrego (@felinografo)

El segundo escenario cerraba sus puertas, no sin antes presentar, desde Bogotá, a Ali A.K.A Mind. Su conexión con la gente fue inmediata, en vivo, presentó desde los beats clásicos de sus canciones, hasta experimentaciones de banda en vivo con guitarra y saxo. Un show íntimo que dejó entrever una cara del rap que pocos entienden, una faceta madura que ve a los momentos de la vida como inspiración positiva. El rap es la voz del pueblo, los barrios, la realidad de lo que pasa allá. Sus letras iban todas sobre la guerra que lo ha transformado profundamente desde que comenzó como M.C, un hombre fuerte, pensador, de familia, agradecido y enamorado que no le teme a nada que sea no soltarse. Las luces rojas y moradas, el beat bajo y las voces altas, hicieron de este el perfecto show para dejar a un público satisfecho cuando cada palabra se sentía calculada y trabajada. El frío, fue el acompañante de este humilde crítico que contó con la compañía de las decenas de personas que se reunieron a verle y corearle, impecable presentación del rapero humano nacido en la Atenas suramericana.

AltavozFest2017-Dia3-Artistas-60

Foto: Juan Urrego (@felinografo)

Finalmente… The Selecter, los legendarios del Ska internacional, primitivos y revolucionarios, que llevaron su música a todo el mundo. Estos ingleses hicieron bailar a los pocos que se quedaron a verlos, una lástima, porque además de figurones de la historia musical, tocaron barbaridades en vivo. Como si fueran jóvenes, con excéntricos movimientos, ritmos veloces y alegres, les dieron a todos, una razón más para bailar. El juego de sonidos de viento, cuerdas y percusión, detonaron la temperatura con ese ritmo único del ska inglés. A veces sonaban casi africanos, a ratos casi latinos y casi americanos, sin embargo, quedaron todos enamorados de la sensación que producían en vivo. La cancha se unió a la fiesta con los músicos, mientras la gente bailaba y se armaba, en el fondo, la hermosa imagen del metro de Medellín. En al aire flotaban sonrisas, abrazos y suspiros al son del sonido de la batería.  Tell the people how much you love them, fue el mensaje que quedó luego de un festival grandioso, que ahora, se prepara para sus quince primaveras en el año 2018. | R

AltavozFest2017-Dia3-Artistas-54

Foto: Juan Urrego (@felinografo)

Mateo Mejía
Estudiante de Comunicación Social - Periodismo en UPB Medellín. 2 años de experiencia como redactor en medios deportivos, rockero de toda la vida.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Bruno Mars no le falló a un país que agotó de forma prematura las entradas. ¡Tremendo...

  Vertiginoso, denso e intenso, así es Mitú en vivo. Fuimos a vivir la experiencia del Cosmus en...

Altavoz regresó a su casa, la Cancha Cincuentenario, y allí, logró su mejor versión en temas de...