El Cincuentenario volvía a recibir al Altavoz Fest, un festival que nunca debió irse de su casa. Así fue el primer día con NADIE y su gran regreso.

 

 

Volvía Altavoz. Nos encontrábamos un año más con el festival más grande de la ciudad, aquel que en 2014 decidió abandonar la Cancha Cincuentenario por cuestiones ajenas a él, para ir al Aeroparque Juan Pablo II para las ediciones 2015 y 2016.

La noticia del cambio de sitio, al regreso del lugar que lo ha recibido la mayor parte de sus ediciones, fue muy bien recibida por el público, que se animaba a caer a la Zona Norte de la ciudad, para un año más de Altavoz, y sumado a una curaduría de bandas seleccionadas entre lo que podía conocer la gente, y lo que podría gustarle al estar parado frente a la tarima, teníamos una combinación perfecta para que el festival estuviera al margen de las críticas.

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-4

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Con ello, el sábado 4 de noviembre era la fecha indicada para un expectante inicio de festival. La ciudad, o por nuestra parte, los actores inmersos en la música de la ciudad, ya sentíamos el ambiente desde días antes, pues Circulart (mercado cultural de alta importancia en el continente) venía desde el jueves 2 de noviembre, funcionando en el centro de la ciudad.

Algo nublado, el sábado le daba la razón al fenómeno natural indescifrable: en Altavoz siempre llueve. Del resultado final, nos encargaremos en el resto de crónicas. Pero el primer día, iniciando la jornada, el agua hizo presencia en el festival. De la cancha auxiliar y su arenilla, ya conocíamos el resultado posterior a una lluvia; pero de la cancha de grama, no sabíamos nada. Las estibas (plataformas ubicadas en la superficie) que se utilizaron, fueron las mismas blancas de los 10 años del festival y las mismas que se utilizan para los conciertos del estadio. Fue por eso, que la lluvia pasó y no hubo mayor novedad. El espacio se mantuvo intacto y perfecto, a excepción de la ropa, esa sí se mojó.

Yarumo y Adrianmusica abrieron la jornada, siendo la primera, uno de los invitados por intercambio con el Viboral Rock, y Adrián como clasificado por convocatoria. Continuó Electric Sasquatch, que desde Cali, presentó una propuesta potente y diversa, llena de concepto, distorsión y mucho rock. Fue fugaz su presentación, ya que la hora no ayudó demasiado para que la gente estuviera de forma masiva frente al escenario. Y así, cerca de las 3.30 PM, Altavoz soltaba su primera agrupación internacional: Descartes a Kant, desde México, presentaba su propuesta.

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-8

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Mejor no lo pudo haber dicho al final su vocalista, gracias por sus caras de WTF al ver esto. Caótico, pero a la vez impactante, Descartes a Kant presentó su propuesta, que no dejó de ser rara, pero a la vez entretenida para el público que ya habitaba la cancha. No se fueron con seguidores en el bolsillo (en otro espacio seguro la lograban), pero la apuesta que hacía el festival por presentar a esta banda para la ciudad, fue un ejemplo de formación musical, pues le posibilitaba ver como un concepto pesa demasiado a la hora de hacer música, además de tener en Descartes a Kant, una agrupación que viaja entre distintos géneros.

Posteriormente, se subía al escenario otra de las bandas clasificadas de la categoría rock y hardrock. Stoner Love, como su nombre indica, es una banda de stoner y grunge, que se destaca por ser el actual proyecto de Guido Isaza (Juanita Dientes Verdes). Lamentablemente, la propuesta se sintió pesada y sin espacio para el festival. Con nula proyección y sin un intento de conectar con los presentes, los 25 minutos pasaron desapercibidos para los presentes frente al escenario principal.

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-17

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Caso contrario sucedió minutos después. México volvía a ser el protagonista del escenario, con una banda que ya ha realizado un trabajo importante en la ciudad: ¡Los Viejos! La impresión particular que dejan ayuda para llamar la atención gracias a sus mascaras llena de arrugas y una barba larga y canosa. Pero, todo pasa a un segundo plano gracias a su sonido. ¡Como un camión de rock a toda marcha! Atropellaban a quien se pusiera frente a la tarima a escucharlos, siendo la primera banda en armar un gran pogo dentro de Altavoz.

Por eso, para Nación Criminal se convirtió en un espacio cómodo su presentación en el festival, además de tener un horario privilegiado para la jornada. Acostumbrados a preocuparse por su imagen, la banda salió a escena con un preparado maquillaje que al igual que Los Viejos, impactó de entrada al público. Fueron un buen calentamiento a lo que estaba por venir. Ahora bien, ya va siendo hora de que Nación Criminal busque otros horizontes exteriores al Altavoz. 2017, pues se convirtió en su tercera presentación en el festival desde 2010, que fue la primera, teniendo en el medio la de 2013.

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-32

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Y fue así, como a las 6.15 PM, Altavoz preparaba para una masiva asistencia de más de 15.000 personas, el momento más alto del festival. Nadie regresaba después de 8 años a un escenario, pero siendo muchos más sin la dupla Juan David y Julian. ¡Alegría inmensa! Y que al lado de Jorge y Alejandro, dos terceras partes de Militantex, todo estuvo 10 puntos. Su sonido volvió a recordar porque la ciudad los tiene en un punto de referencia muy importante para el punk de Medellín, y como desde la incorporación de un saxofón (que sonó exquisito), Nadie fue encontrando una identidad muy difícil de generar en el punk.

La gente cantó, gritó y pogueó. Extasiados, veían como poco a poco el show iba terminando. Y la canción final, Carne Trémula, le iba a dar el cierre esperado a un repaso de éxitos por toda la discografía de la banda. Lastimosamente, mutearon y cortaron el show de la banda. El tiempo se acabó. Y aunque fue injusto para la gente que llegó, pues la principal razón de la masiva asistencia fue el reencuentro de la banda, los Nadie comprendieron y se despidieron con respeto y agradecimiento por el espacio que les dio el festival. En la memoria, quedará el abrazo reclamado por todos, entre Juan David y Julian.

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-31

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

La cancha se empezó a despejar. La gente se fue, algunos contentos, otros indignados por el episodio final, pero todos tenían la satisfacción de haber vuelto a ver a una de las mejores bandas del rock de la ciudad. Así, THC afrontó el reto de mantener los ánimos arriba para el público que tomó la decisión de quedarse para más. Con firmeza, presentaron un repertorio sin espacios, donde las canciones se desplegaron a la perfección. No quisieron ser menos a la ocasión que estaban viviendo, pues después de varias convocatorias, lograban acceder a la cita final: el internacional.

Continuaba la noche y la tercera banda internacional de la jornada hacía presencia. Los esperados Soziedad Alkohólica llegaron por fin a Medellín para presentar su cancionero, extenso y con muchos años, frente a un público ansioso de cantar sin parar. No tuvieron la asistencia que sus pergaminos podrían dictar, pero aquellos que decidieron quedarse a presenciar, disfrutaron de un show potente, fuerte y rudo. Sin dudas, es una banda que requería de una tarima como esta, para sacarle todo el jugo posible a la cantidad de texturas que tienen sus canciones.

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-46

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

El cambio de chip se hizo inminente y ya nos acercábamos al cierre del festival. Por eso, Wanady, una de las bandas ganadoras en la categoría Ska & Reggae, sufrió el cambio entre el punk, con una banda previa un poco más pesada de lo normal, y una hora que se volvía complicada para el público del festival. Hubo poco movimiento entre los dos públicos. Aun así, fue innegociable la energía que querían transmitir, se vio el compromiso y entusiasmo que tenían por hacer parte de Altavoz, pero de seguro, hubieran preferido haber estado el día lunes.

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-54

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Con Todos Tus Muertos, y los queridos Pablo Molina y Fidel Nadal, Altavoz cerraba su primera jornada de un festival que pintaba para los siguientes días como un éxito. Con una mezcla entre las canciones fuertes, de punk y pogo, Todos Tus Muertos también le daba a los momentos más reggae al asunto, en una decisión clara de ir llevando al público en altibajos sonoros que permitieran evidenciar todo lo que ofreció esta banda en su momento más importante para el continente.

Sin duda, fue arriesgado que Adelita (uno de sus mayores éxitos en el país), fuera la segunda canción. La gente fue feliz allí. Después, parte del cansancio o por el desconocimiento mismo de todo el repertorio de la banda, el público estuvo atento escuchando lo que traían Fidel, Pablo y compañía, pero sin mayor feedback. Por eso se logró notar un Fidel insistente en preguntas, queriendo retar al público con ¿Están cansados? ¿Nos vamos? ¿Esta es la última?. Y ya con un aforo reducido, por temas de transporte, Todos Tus Muertos culminó el primer día de festival. | R

AltavozFest2017-Dia1-Artistas-57

Foto: Sebastián Mesa (@smesa827)

Andrés Lopez
Desde 2011 metido en el ámbito del rock local. En octubre del mismo año crea Rockal para compartir y difundir sus gustos musicales. Estudiante de Comunicación Social – Periodismo en UPB Medellín.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Bruno Mars no le falló a un país que agotó de forma prematura las entradas. ¡Tremendo...

  Vertiginoso, denso e intenso, así es Mitú en vivo. Fuimos a vivir la experiencia del Cosmus en...

Altavoz regresó a su casa, la Cancha Cincuentenario, y allí, logró su mejor versión en temas de...