La ciudad y el Aeroparque Juan Pablo II se pusieron a disposición de todo lo que quería La Solar, uno de los hijos consentidos de Breakfast Club.

 

LaSolarDeFeria2017-38

 

La Solar Pool Party, Piscinas del Aeroparque Juan Pablo II, Mojado es mejor. Todo apuntaba al agua. La Solar de Feria quería ser la mejor versión de todas las que se han realizado, y además, quería diferenciarse del resto de festivales que hay en el país actualmente. Según rumores, Breakfast Club preparaba una edición que pudiera utilizar las piscinas del Aeroparque Juan Pablo II, una apuesta arriesgada pero que sería un ‘batazo’ por lo que significaba disponer de esa atracción para hacer más aún interesante el festival.

Pero seguro por temas logísticos, la idea se cayó. El solo hecho de pensar cómo sería lidiar la venta de licor y la posibilidad de algunas personas en estado de embriaguez significaba un riesgo muy alto, solo por dar un motivo entre tantos que puede haber. Ojalá pronto se dé. Pero aun así, el parche prometía bastante. La selección de artistas para esta edición presentaba un equilibrio entre lo pop, lo alternativo, la fiesta y la capacidad de entretener por más de diez horas al asistente.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

De entrada, la ciudad le regaló un precioso día soleado y fresco al festival. La lluvia no hizo ni amagues de aparecer. Y al ser utilizados los dos parqueaderos del Aeroparque, el espacio estuvo perfecto para sentirse cómodo, libre, y con espacio dónde estar y relajarse un rato. Por un lado, el escenario principal, que de frente, al otro costado, habían inflables, pufs y manteles por doquier para sentarse y disfrutar del ambiente. El otro lado contaba con el segundo escenario y la zona de comidas, que además contaba con piletas inflables de agua llenas de pistolas, para ir, recargar y jugar. Una belleza. El parche destilaba alegría y disfrute por donde se le viera.

A las 6.00 PM iniciaba una de las bandas a las que había que ponerle el ojo. Providencia se hacía cargo del atardecer y de empezar a recibir la cantidad de personas que llegaban alrededor de las 4 y 5 de la tarde. Al iniciar se agrupó la gente al frente del escenario para acompañarlos en su presentación, cantando fuerte y devolviendo la energía que disparaba la banda desde el escenario, porque desde Beligerante hasta (Mandan mal) le dieron la chispa de sabor que andaba necesitando la gente para sentir que la jornada ya estaba iniciando. Además, aprovecharon su reciente paso por el Rock N’ Salsa que organizó La FM, donde interpretaron grandes canciones del género latino, para presentar La murga de Panamá y La temperatura sube, siendo dos momentos muy interesantes dentro de La Solar, y seguir enganchando gente con la banda, pues estos conciertos siempre presentan un público nuevo en potencia.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Continuaba uno de los artistas más ambiciosos que presentaba La Solar, y que a nuestro parecer, redondeó todo el concepto que tenía Breakfast en la cabeza. Ondatrópica + Quantic llegaba a repartir baile, fiesta y alegría. Siendo un proyecto de música colombiana tradicional, que contiene la cumbia como un elemento muy fuerte, descubrimos que entienden a la perfección el contexto en el que tocan, pues con un ritmo que golpeteaba el pecho y hacia mover los pies, Ondatrópica puso a los cerca de 4.000 asistentes que rondaba el escenario principal, a disfrutar de su mezcla tradicional con lo alternativo, pasando también por cosas como el jazz, la salsa y cosas del groove. Una delicia y privilegio verlos en escena.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Seguía Monsieur Periné, y con ellos, un montón de gente que fue al Aeroparque para verlos, porque desde la primera canción se sintieron las voces de sus seguidores. El carisma y dominio del escenario que tiene Catalina Garcia, vocalista del Mesié, logró una figura de admiración y majestuosidad frente a lo que veíamos en tarima, porque lo único cierto de esta época actual de la banda es que Catalina carga a sus espaldas el peso visual de atención que tiene el proyecto, siendo acompañada por una banda de músicos impecables, donde cada uno aporta su talento en el instrumento que domina y juega con la Madame, en partes del show.

Un concierto lleno de candela, con texturas sonoras muy notorias y donde la exigencia de cada uno de los integrantes lleva a vivir una experiencia única. Los aplausos a la banda fue lo único que llovió en La Solar, y aquellos que fueron a verlos salieron con una sonrisa de lado a lado, para irse a sus casas satisfechos de lo que sintieron.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

En el medio del cierre, siguió algo que todos guardábamos adentro, que podíamos sacarlo a flote, pero no había la oportunidad. Cuentos de la Cripta, La Factoria y DJ Gangster llevaron de la mano a la gente para que bailara reggaetón, agarrara a su pareja y disfrutaran del ‘perreo’. Nadie se quedó sin las ganas. Primero, evocando a la nostalgia y recuerdos que generan las canciones de Los Cuentos y La Factoria, y el último siendo un show que de igual forma funcionó muy bien el Grove Festival, pues la verdad, después de Cultura Profética, DJ Gangster dándole orden a una playlist de canciones top, prende cualquier público actual que se le atraviese. El de La Solar no fue la excepción.

Al final de la jornada, casi que llegando a la 1.00 AM, La Mala Rodríguez se subió al escenario. Ya con poca gente a la que había más temprano, que se empezó a ir desde el final de Periné, La Mala tuvo un concierto difícil, pues no era el artista idóneo para cerrar La Solar. Fue el único lunar del evento, pues el ambiente pedía algo de alegría, el público pedía fiesta de cierre, y La Mala no era eso. Su onda y actitud de rapper contrastó mucho al público, siendo un show que no generó muchas emociones, excepto a los que de verdad conocían a La Mala, que de seguro disfrutaron de lo que presentó, pues no se guardó nada y estuvo a la altura de lo que requería.

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Reitero, no fue culpa de La Mala, ni que estuviera mal, solamente no era el cierre indicado para el festival. Y así sucedió también el año pasado. Xantos cerró una extensa jornada sin la mejor disposición del público para verlo, y que al pasar de las canciones, empezó a retirarse poco a poco del lugar.

Pero fue lo único. La Solar triunfó campante una vez más. Amplió su espacio, se sigue conociendo y presenta nuevas actividades para el público, se vuelve un parche lindo y en ningún momento se puede llegar a disgustar de estar allí. ¡Buena esa! Nos veremos el próximo año. | R

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

Andrés Lopez
Desde 2011 metido en el ámbito del rock local. En octubre del mismo año crea Rockal para compartir y difundir sus gustos musicales. Estudiante de Comunicación Social – Periodismo en UPB Medellín.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Bruno Mars no le falló a un país que agotó de forma prematura las entradas. ¡Tremendo...

  Vertiginoso, denso e intenso, así es Mitú en vivo. Fuimos a vivir la experiencia del Cosmus en...

Altavoz regresó a su casa, la Cancha Cincuentenario, y allí, logró su mejor versión en temas de...