Fuimos felices. ¡Lo juramos! Y esperamos que ustedes también, estas fueron las I.d.e.a.s. en vivo para Medellín. LosPetitFellas y su paso por Rockal.Live.

 

PetFellas-Rockal_Live-8157

 

Escrito por: Andrés López (@andresellopez) y Sofía Rojas (@demosofia)

El 17 de noviembre se ha convertido en una fecha especial para todo este equipo de trabajo. Nunca se nos va a borrar de la mente, de eso estamos seguros. Cada uno vivió, con sus propias emociones y en su propio contexto, un concierto que sí imaginábamos mucho, pero que no esperábamos nunca.

Poco a poco, LosPetitFellas nos fueron llamando la atención. Nos gustaba lo que hacían y lo buenas personas que son fuera de los escenarios. Cada uno de nosotros, fuera del medio, logramos trabajar con ellos en algo o tuvimos alguna relación fuerte, por eso se nos hacía una obligación que estuvieran en uno de nuestros Rockal.Live. Y bueno, nos demoramos cerca de 600 días en cumplir ese sueño.

Por otro lado, el Teatro Pablo Tobón Uribe ha sido un sitio especial donde hemos cubierto conciertos increíbles. Además, para el público de Medellín se ha convertido en una casa, por la cantidad de veces que podemos visitarlo al año, ya que posibilita la circulación de artistas locales, nacionales y algunas bandas internacionales que queremos. Eso lo diferencia del resto de teatros de la ciudad, donde probablemente vamos solo una vez al año.

PetFellas-Rockal_Live-7838

Con todos esos factores, se nos hacía inimaginable tener a LosPetitFellas en concierto, y para colmo, en un teatro. ¡Gigante idea! Sólo había una forma de hacerlo posible, con ustedes, con las más de 800 personas que lo llenaron esa noche.

Once meses habían pasado desde la última vez que los Fellas tocaron en la ciudad, casi tres desde que las I.D.E.A.S. salieron a la luz y dos desde el concierto de lanzamiento en Bogotá. A las seis y media de la tarde la fila del Pablo Tobón ya era larga, la lluvia no impedía la llegada de quienes habían esperado un buen tiempo para ver de nuevo a la banda, y la expectativa andaba por los cielos.

Dos horas después, la ansiedad encontró solución. Son: Cuentos cortos sobre un hombre a medias. Ratos promedio. ¡Las Horas previas! Historias Sobre La Histeria. ¡Días de GLORIA! Besos de Feria…Sin Título rompió el silencio, la fuerza que emanó sólo podía significar una cosa, la banda estaba de vuelta y qué falta que les hacía. El viaje por el mar de las ideas comenzó, oficialmente, con Sputnik, que fue el saludo perfecto para tan anhelado reencuentro. La gente conectó de inmediato con los seis en el escenario, los coros y saltos en la canción, de resaltar.

PetFellas-Rockal_Live-7891

La noche apenas comenzaba, y no alcanzábamos a entender la magnitud de lo que estaba pasando, cuando sonó el Rock n’ Love. La canción, ubicada aparentemente temprano en el setlist, fue el punto de encuentro entre los que los veían por vez primera y quienes los seguían desde hace ya tiempo. Que a Rock n’ Love le siguiera Formas Para Perderse no fue en vano. Curioso ver que, aun siendo una de las últimas del disco, tuviese la acogida que tuvo y su Ooooooo ooooo o oooooo se quedara en quienes los veían, haciéndose cada vez más fuerte.

Luego de eso, 11:50 pm. Después, el cancherísimo dúo de La Cita e I.S.O., que le dio al teatro una vibra coquetamente extraña, pero consecuente, para un show tan frío y a la vez poderoso como el del disco. Al final de I.S.O., rapeada por Nicolás con un gorro que le cubría los ojos, el magenta que acompañó la canción se puso rojo y comenzó el Manual de Instrucciones Para Conducir de Noche, grata sorpresa teniendo en cuenta que no había hecho parte de su show en Bogotá. La canción estaba en su ciudad.

PetFellas-Rockal_Live-8311

La fuerza e ira con la que terminó el Manual se mantuvo con lo que vino después, Polyrics. Las luces parpadeaban tan rápido que fragmentaban cualquier movimiento, fue bárbaro. Los aplausos del final pararon con un hay canciones que no se deben aplaudir, que proclamó Nicolai. La tensión y el malestar en el Pablo Tobón no pudo ser mayor. Qué grande eso de apoyarse en la música para hacer un cambio. Por la misma línea de reflexión de Polirycs, prosiguió Conticinio, a la que le siguió una rapeada inesperada que terminó en No hay revolución sin baile y que bailen los que nos ven. Es un honor volver aquí y tocar en Medellín.

Luego de eso, el público repitió como un mantra el Adentro no se puede fumar, y afuera no se puede beber, de Tan Irónico, que en últimas, solo pide que no haya más poder para los que ejercen mal el poder. La Simpática Fiesta, que se acostumbraba como uno de los puntos más altos en sus shows anteriores, se quedó corta frente a lo nuevo, y junto a El Antihéroe, hizo levantar de sus sillas a quienes no lo habían hecho en la noche. Lastimosamente, una de las más fiesteras del álbum, tuvo un pequeño fragmento dentro del concierto.

La banda empezó a mirarse entre sí para dedicarle un momento a la música únicamente. Nicolai desapareció para darles protagonismo. Nane se apropió del micrófono, y con las luces sobre él, recitó Y qué si me enamoro…. Todo estalló, y de un lado del escenario salió Nicolás corriendo y lanzó un montón de agua de una botella al público, Sólo Hay Una Forma De Saberlo explotaba el teatro. Era una de las más esperadas, algo que se hizo evidente con la gente coreando fuerte a su On n on n on y las palmas con las que la acompañaron. El silencio y el saxo le dieron paso a Los Verbos, que demostró la apropiación de las canciones por parte de la banda, sonó hermoso, como esperaba el público, lo que puede ser la obra cumbre del disco. Nos estábamos acercando cada vez más al cierre.

PetFellas-Rockal_Live-8405

Antes de Morir fue la canción por la que en nuestra publicación de agradecimiento ese mismo día dijimos: Qué linda que te ves cantando, Medellín, y sí, queremos reiterar, ¡qué linda que te ves cantando, Medellín! Antes de Morir fue un claro agradecimiento mutuo, el de la banda a la gente por estar allí, y el de la gente a la banda por lo mismo. Aún quedaba una más, Suspense emocionó a todos con su inicio, como aquella vez un 18 diciembre de 2016, cuando despidió a la banda a una larga espera que terminaba ese 17 de noviembre. Un aplauso atronador, nostálgico por el final del show, fue lo que deparó la inminente despedida. Del silencio, un Outro reafirmó eso de que toda historia termina con final abierto, pues con saltos altos y un grito de batalla, la gente respondió fuerte a Si yo digo Petit ustedes dicen Fellas… Petit, ¡FELLAS!

Para Rockaaaaaal, paz y amor en su camino”.

Nunca hubo un ‘adiós’, sí un ‘hasta luego’. Nos vemos pronto, dijo Nicolás. Otro Rockal.Live llegaba a su final. Habíamos tomado la decisión correcta, habíamos sido los tipos más felices de la ciudad durante una hora y media que resumió dos meses de trabajo, que empezaron cuando dijimos, ¿por qué no LosPetitFellas? | R

PetFellas-Rockal_Live-8781


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Bruno Mars no le falló a un país que agotó de forma prematura las entradas. ¡Tremendo...

  Vertiginoso, denso e intenso, así es Mitú en vivo. Fuimos a vivir la experiencia del Cosmus en...

Altavoz regresó a su casa, la Cancha Cincuentenario, y allí, logró su mejor versión en temas de...