GritaRock-Dia1-68

La voz desgarrada que caracteriza grandes canciones de Mojiganga, volvió. Acá, la historia del regreso de Guillo.

 

Un 3 de abril, Carnaval Fest publicó su primer artista para la edición 2017. Era el regreso de Mojiganga, para presentar los 20 años de su primer disco: Estúpidas Guerras. La foto de la banda contaba con Mauro, Miguel y Natalia, pero no estaba Daniel. Andaba en Francia estudiando. Se veía otra persona, que ciertas personas identificaron: Guillo. Aquella voz desgarrada y ronca que se escucha en los discos Señalados, No Estamos Solos y Estúpidas Guerras.

Fueron 15 años sin verlo en tarima. Fueron 15 años en que una generación no lo vio nunca en vivo (como el autor de esta entrevista), y fueron también 15 años en que su voz se escuchaba una y otra vez en las grabaciones, pero nunca en los en vivo. Hasta agosto de este año, Bogotá y Medellín saldaron esa deuda. Guillo por fin pudo regresar de forma triunfante, y todos fue felicidad y desborde en esos conciertos. Ahora, están en un segundo tramo de gira, incluyendo a Daniel, que ya regresó de estudiar, por lo cual, Mojiganga va con su equipo titular para Bogotá, Cali y Medellín, en el Arena Rock de este jueves 19 de octubre, junto a Los Fabulosos Cadillacs, Attaque77 y Tr3sdeCoraZón.

Aprovechado su presentación en Manizales, abordamos a Guillo para conocer algo que poco se ha contado: su salida de Mojiganga en 2002. Tan solo el documental Mojiganga: una historia escrita desde 1995 (con la dirección de Ana María Roldán), ha sido una pieza donde se encuentra la versión, pero lastimosamente, este documental no está disponible en internet. Además, nos cuenta cómo surge esta reunión en el 2017.

 

Rockal Para empezar, haznos un resumen de cómo se da la decisión de quedarte en los Estados Unidos, después de grabar el No estamos solos (2002)

Guillo Cuando hicimos el proyecto de No estamos solos en EE.UU, nosotros teníamos la idea de grabar allá con Ryan Green, en San Francisco, y buscar la posibilidad de quedarnos un tiempo más fuera de la grabación, hacer unos toques y cuando saliera el disco tratar de venderlo a una productora o un sello disquero en Estados Unidos, tratar de prensarlo y hacer la distribución allá.

Inclusive, habíamos sacado una visa que, no es de trabajo, pero sí artística, que nos permitía hacer conciertos y la teníamos por un año. La idea en un principio era estar un año allí y rodar, tratar de tocar lo que más pudiéramos. Llegando, nos dimos cuesta que es un poquito más difícil de cómo uno se lo imaginaba. Era gigantesco y había mucha competencia.

Después de que nos dimos cuenta de que las cosas no eran tan fáciles, decidimos regresar, pero en el caso mío, como la visa la teníamos por un año y yo tenía familiares en New Jersey, hablando con mi familia en Medellín, no estábamos en una situación económica muy buena, la empresa donde trabaja mi papá se había acabado. Yo tenía unos 20-21 años, ya era una época donde debía producir, entonces como mi papas me habían estado dando esta plata del viaje, y teniendo una deuda de un montón de plata, ya no podía llegar a decir mami, necesito 5.000 para irme a tomar cerveza, yo tenía que empezar a aportarles a ellos porque obviamente, como te digo, mi papá se quedó sin trabajo y mi mamá siempre tuvo trabajos que no eran muy bien remunerados.

No fuimos una familia pobre, pero sí una familia que no tuvo muchos privilegios. Yo decidí, hablamos con mi familia, y teniendo gente en New Jersey, yo dije “tengo que hacer lo mío, pensar en el futuro mío y de mi familia y lamentablemente eso estaba por encima de Mojiganga.

Mucha gente siempre me lo reprochó y yo les quiero decir que me perdonen, pero que a veces uno en la vida tiene que tomar ese tipo de decisiones difíciles que afectan a unas personas pero que también benefician a otras. Pues en el caso mío, me benefició en ese momento y benefició a mi familia.

R Teniendo entonces un contexto de tu situación económica, ¿cómo se pagó el disco?

G El disco de No Estamos Solos si lo autogestionamos todo acá, más que todo haciendo conciertos independientes. Nosotros nos encargábamos de conseguir el lugar, de conseguir las bebidas, conseguir el sonido e invitábamos a algunas bandas, entonces toda la producción era básicamente hecha por Mojiganga, y lo que quedaba iba directamente al disco.

Hicimos unos 6-7 conciertos, al mismo tiempo estábamos vendiendo cd’s, mercancía y con eso alcanzamos a reunir parte del dinero que valía esta producción, y obviamente una plata la tuvimos que prestar para viajar. Yo llegué, y creo que no se lo he dicho a mucha gente, ni siquiera a los de la bandayo llegué a EE.UU como con 130 USD, entonces imaginate llegar allá y nosotros guerreando, quedándonos en casas de amigos, comiendo la comida más barata, y afortunadamente logramos sacar el disco adelante, después cuando volvimos acá tratamos de hacer la mayor cantidad de conciertos que pudimos y librar la plata que habíamos invertido.

R Entonces, ¿cuándo regresas a los Estados Unidos?

G Grabamos y yo eventualmente vine a Colombia, luego de que regresé acá e hicimos unos conciertos con Moji, yo regresé a Estados Unidos. En 2001 grabamos, estuve en EE.UU más o menos 8 meses, regresé para hacer los conciertos de lanzamiento con ellos acá y luego otra vez me regresé.

R ¿Sos profesional en algo?

G No, no tengo ningún grado o profesión. He estudiado varias cosas en la universidad, producción de cine, de video, sonido, fotografía, pero como tal lo que más hice fue ingeniería mecánica cuando estaba acá en Colombia, pero no la terminé.

R ¿Entonces qué hiciste en los Estados Unidos y cómo te estableciste en estos 15 años? ¿Se puede decir que hiciste un American Dream? 

G Llegar nuevo a un país y empezar desde cero es muy difícil. La realidad es que EE.UU es un país que tiene mucha plata, hay mucho mucho dinero allá. Pero no por el hecho de vos llegués allá te vas a hacer rico, tenés que llegar allá y trabajar en lo que se pueda, y trabajar duro, hermano. Yo llegué y creo que el primer trabajo que tuve fue en construcción/destrucción, demolición de edificios… Es que yo hice de todo. Trabajé en oficinas, trabajé en el porno un tiempo en la producción de edición y haciendo vídeo, trabajé en sonido y de hecho ahora estoy sin trabajo, estoy buscando trabajo porque tengo que llegar allá a trabajar otra vez. Pero afortunadamente me ha ido bien, he sido afortunado de que he tenido el apoyo de mi familia.

Mi mamá y mi hermana eventualmente también se fueron para allá a vivir, entonces ya estamos radicados hace 6 años, más o menos, definitivamente. Hemos sacado los papeles todos y se nos ha dado la oportunidad de volver a Colombia, y gracias a eso, es que nos reunimos otra vez con Moji, y hemos podido hacer los conciertos que hemos estado haciendo.

GritaRock-Dia1-69

Foto: Juan Urrego (@felinografo)

R ¿Cómo llegamos entonces a la invitación de agosto? 

G Cuando yo me fui, los de la banda no estaban muy contentos. Yo estaba muy triste, porque lo único que me ataba a Medellín era ver a los fans y todo ese amor que yo tenía con Moji. La Moji para mí, fuera de que son compañeros de grupo, son como mis hermanos. Miguel, el baterista, es primo mío, Mauro es una persona que yo he conocido desde que estoy en kinder, del colegio, Dani y Natalia llegaron después también, pero hemos sido más que compañeros de banda, hemos sido muy muy hermanos, entonces cuando me fui, ellos estaban muy tristes y decepcionados conmigo.

Yo les traté de explicar de la mejor manera porqué lo estaba haciendo. Nunca hubo odios, ellos trataron de entenderme de la mejor forma el porqué lo estaba haciendo, y obviamente hubieron frustraciones. Muchos fans también me decían Parce, que torcido, Guillo, cómo te vas. Pero como te digo, es de esas cosas que uno en la vida, tiene que tragarse sus propias palabras y decir, jueputa, es una cagada, pero me toca hacer esto aunque le rompa el corazón a muchas personas. Y sin embargo, seguimos en contacto, nunca perdimos la amistad. He seguido mucho lo que ellos han hecho, los he apoyado mucho, y me gustan mucho los trabajos fuera de los que yo hice. Siempre les he dicho muchachos, para adelante, qué chimba, me encanta la Moji, es mi banda favorita por siempre y ellos también me han mandado siempre lo que hacen. “Guillo, ve, este concierto lo hicimos. Vamos a tocar en Bogotá, vamos pa Panamá, pa Ecuador”. Para mí era una alegría así yo no estuviera, yo decía, eh, qué chimba, ojalá estuviera allá con ustedes, y cuando se me dio la oportunidad de volver, Miguel me habló a principios de este años.

R Pero decides volver a Colombia por cuestiones personales o porqué se da la oportunidad.

G Yo estuve en Estados Unidos ilegal, sin papeles por muchos años. Con mi esposa nos conocimos por ahí en 2002, una puertorriqueña, pero nos reunimos otra vez en 2012-2013 y ella estaba viviendo en esa época en Puerto Rico, yo estaba visitando el país y le dije Venite a vivir a San Francisco conmigo, de pronto nos casamos y vemos como nos va el matrimonio, ella me copió y se fue a vivir allá conmigo, nos casamos y gracias a ella, pude sacar la residencia de Estados Unidos. Que con esa residencia ya me daba la oportunidad de estar yendo o viniendo, esa residencia fue en 2013 que me la dieron. Y cuando pasó eso, yo le dije a Mojiganga, muchachos, ya puedo volver a Colombia.

El primer país que visité obviamente después de que podía salir de EE.UU era Colombia, vine acá a visitarlos, ensayamos y todo las canciones que no habíamos ensayado, y creo que por esa época justamente, Daniel se había ido para Francia. Se acababa de ir y yo estaba llegando. Cuando se estaban despidiendo y yo estaba regresando, Cómo así que se acabó Mojiganga, si ya volví, ojalá me hayan esperado todo este tiempo y no sea en vano. Ya hay que esperar es a Dani. Estuvimos hablando mucho tiempo y coordinando con Dani. Él se encuentra en este momento haciendo una maestría en Francia. Dani dijo, por ahora hay que esperar unos añitos más o menos para que yo me desocupe, y ya de ahí sí darle, y fue precisamente este año que Miguel me llamó, me dijo hay estos conciertos que nos están proponiendo, a ver qué tan dispuesto estás. Y dije que conmigo cuenten.

El primer concierto que nos invitaron fue el de Medellín y luego apareció Bogotá, coincidieron en la fecha y como en Enero dijimos, programemos de una vez para hacerlo en Agosto. Hablamos con Dani y dijo Voy a ver, lo veo muy difícil, estoy haciendo la tesis. Esperando y esperando, conseguimos a Ricardo, trompetista que lo reemplazo, porque Dani no pudo hacerlo. Cuando salieron esos dos conciertos, dijimos, tenemos que hacer que los conciertos conmemoren a alguna cosa en especial. ¿Hace 20 años qué pasó? Fue cuando precisamente estábamos lanzando el Estúpidas Guerras. Coincidencia. Así le pusimos como Conmemoración de los 20 años del Estúpidas Guerras.

GritaRock-Dia1-67

Foto: Juan Urrego (@felinografo)

R Estando afuera, me cuentas que estuviste muy al tanto de lo que hacía la banda. ¿Qué fue lo que más te dolió? Como de “Ah, qué chimba estar ahí”.

G Hubieron momentos muy muy tesos que yo si decía, jueputa, me perdí ese concierto. Por ejemplo el de The Offspring, cuando fueron a Ecuador, cuando fueron a Panamá a tocar con NOFX, es que la mayoría de esos conciertos… Yo veía fotos y vídeos, y decía qué es eso tan chimba, por ahí hay un concierto en La Macarena, que salieron disfrazados de Pikachu, qué tristeza mientras yo estaba en una oficina ahí en EE.UU trabajando literalmente esclavoNo podía salir del país, no tenía los papeles. Yo podía salir del país, pero no podía volver. Yo todos los años era tengo que resolver mi situación legal, mi proceso de inmigración, entonces muy punk, al principio como que no le paré muchas bolas a eso, yo Ah, que maricada también ser residente de EE.UU, coman mierda estos gringos, y así pasó un año, dos años, y allá lo caramelean a uno mucho, Nooo, este año vamos a hacer una reforma inmigratoria, vamos arreglar a todo el mundo que está sin papeles, los políticos caramelean y caramelean y así se me fueron 10 años sin resolver eso. Tengo 33 años y yo no puedo vivir toda la vida aquí ilegal. Ahí conocí a mi esposa.

R Es agosto y regresas a Colombia…

G Yo llegué como 15 días antes, porque como no habíamos tocado hace tanto tiempo, como banda, teníamos que ensayar mucho. Llegamos, yo también en San Francisco había ensayado mucho por mi lado, y como no había tocado hace tanto tiempo, yo estaba muy pegado. Yo nunca he sido un guitarrista muy bueno, y con la voz tampoco me considero que sea un cantante excelente ni nada de eso. Hay una identidad, y nosotros tratamos, no solamente yo, todos en Moji sabemos nuestras capacidades entonces tratamos de mantenernos dentro de lo que podamos dar bien. Ensayé yo mucho allá solo, y cuando llegué acá, ensamblamos y eso fue una cosa orgánica. Empezamos a tocar y sonamos bien desde la primera canción, y los 15 días que estuvimos dándole eso fue como recitar una cosa que vos habías hecho mucho tiempo, todo nos volvió a la memoria y nos conectamos muy bien.

CarnavalFest2017-Mojiganga-5

Foto: Sebastian Mesa (@smesa827)

R Primer concierto, Bogotá. Desborde total…

G Cuando yo me fui de Moji, lo más que yo había visto de gente eran por ahí unas 1.000-1.500 personas. Me decían No, es que Moji ahora lleva mucha gente, en Carnaval van a haber por ahí unas 3.000-4.000 personas. Yo decía Hijueputa, qué susto marica, entonces afortunadamente el primer concierto fue el de Bogotá, que era un poquito más pequeño. Y a mí me gustan más ese tipo de conciertos que está uno y tiene como ese contacto con la gente, que la gente está cerca tuyo, que te pueden tocar, que vos también le podás dar la mano, a mí me encanta eso. Ese fue el que me hizo soltarme un poquito, porque yo estaba muy nervioso. Tocamos en Bogotá, la gente loca, cantando las canciones. Hemos sido muy afortunados de que la gente siempre nos ha apoyado mucho, y nosotros siempre hemos tenido como ese nichesito de seguidores que han sido fieles, que han estado ahí con la banda. Nosotros no queremos para nada ser pretenciosos ni pretender que somos la mejor banda ni los más virtuosos pero nos encanta que lo que damos, lo damos de corazón. Es como cliché de la canción y todo. Y que la gente lo reciba de buena forma, y nosotros poderles dar siempre como un buen espectáculo. A nosotros nos encanta que la gente siempre esté ahí entregada a la misma forma que nosotros nos entregamos. Después de ese concierto como que yo me solté, “jueputa, no, la gente así yo la cagué, la gente me va a perdonar“.

Yo veía conciertos grandes de Moji y decía uy parce, no, qué es esto y ellos ya están muy sueltos porque obviamente siguieron tocando mucho tiempo y eso, yo todavía estoy muy nervioso. Después de ese concierto en Bogotá sí me relajé un poquito más y eso la Moji así la caguemos, van a ser muy condecendientes con lo que hagamos, y ya para el concierto del Carnaval sí estaba más relajado y eso. Al salir y ver toda la gente gritando y aplaudiendo, a uno como que se le olvida todo y uno diceUno está acá para entregarlo todo. Vamos a hacer lo que uno sabe hacer mejor, y uno se concentra y punto.

R Recuedo mucho del concierto en Medellín, que estabas tan feliz, que cuando no debías cantar, saltabas, ibas de un lado a otro…

G Feliz, feliz hermano, feliz, porque yo como te digo, después de haber dejado la banda, yo seguí siendo un fan, a mí Moji me encanta marica y yo la escucho como si fuera uno más de los que está ahí abajo en el escenario. Estar allá trepado era para mí como un privilegio, jueputa, estoy tocando con la banda de mis sueños, yo no puedo creer que esta es mi banda y al mismo tiempo es la banda que más me gusta. Al ver toda esa gente ahí brincando y todos ahí bien contentos, yo también brincando como ellos. No hay felicidad que se pueda expresar como de otra forma.

R Para finalizar, ¿hay alguna canción de la etapa en que no estuviste, que hubieras deseado grabar?

G Me gusta mucho Bravucón del Norte. | R

GritaRock-Dia1-62

Andrés Lopez
Desde 2011 metido en el ámbito del rock local. En octubre del mismo año crea Rockal para compartir y difundir sus gustos musicales. Estudiante de Comunicación Social – Periodismo en UPB Medellín.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Nos preguntamos quién estaba tras los simples pero bellos vídeos de Oh’laville, y nos encontramos...

¿Cómo ven el proceso Altavoz los profesionales de la música extranjeros? Aprovechamos su visita a...

Desde Venezuela, está creciendo uno de los proyectos revelación de la música alternativa en el...