Casi 10 años tiene una de las bandas con más personalidad y fuerza de la escena independiente de Bogotá, Nanook el Último Esquimal. Letras inspiradas en lo oscuro de la ciudad, sus calles y su gente, junto a sonidos crudos, bien hechos y estridentes, que recuerdan a The Velvet Underground, hacen del rock de garaje de esta banda algo especial.

 

Nanook supo cómo salirse de lo que se hacía en la ciudad hacia el 2007. Creció en toques de bar, viajando por suramérica y publicando uno que otro EP de vez en cuando, dejándonos ver que componer buenas letras en nuestro idioma aún se puede y valen la pena, que la capital del país va mucho más allá de Aterciopelados, 1280 Almas y La Derecha.

Esta vez hablamos con Daniel Zambrano (Voz) y Andrés Silva (Batería), quienes nos contaron más acerca de lo que es Nanook el Último Esquimal, y lo que viene para la banda este año.

Rockal ¿Cuándo llegan a la música?, ¿cuál es su primera aproximación?

Andrés Era muy pequeño, tenía como 7 años. Todo fue gracias a un disco de Elvis que tenía mi papá, lo escuché y desde ahí me interesó la música, me abrió los oídos. Después conocí a The Beatles y quise tocar. Mi papá no quería que aprendiera batería, así que me compró una guitarra, pero lo mío no era eso, nada que hacer.

Daniel Yo siempre he sido melómano, aprendí a tocar guitarra por internet y lo puse en práctica formando una banda de reggae con unos amigos, después llegó Nanook y comencé a cantar, ha sido mi universidad.

Andrés Nuestra universidad.

R ¿Cómo inicia Nanook el Último Esquimal?

D A principios del 2000 estallaron muchas bandas que estaban haciendo buen rock, tipo The Strokes, Kings Of Lion o The White Stripes, cuando las escuché me dieron ganas de hacerlo también, me entró el impulso de crear algo propio, hacia 2007 empecé a buscar gente y comencé a componer. Un bajista que nunca había tocado bajo, y yo que nunca había cantado le dimos vida a Nanook.

R ¿Qué influencias creen tiene su sonido?

D El rock de los primeros 5 años del 2000, The Beatles, que nos influyó más a la hora de grabar que de componer, The Stooges e Iggy Pop, La Fania a la hora de contar historias de personajes, Johnny Cash, el country, Las 1280 Almas, Todos Tus Muertos, y en vivo The Velvet Underground.

A The White Stripes y Bowie.

nanook-3

R ¿Cómo era tocar con Nanook en el inicio y cómo es tocar ahora? ¿Qué ha cambiado en la escena de la ciudad desde entonces?

D Ahora la escena está mucho más armada, ha crecido muchísimo. Las bandas de hoy tienen un muy buen nivel, cuando nosotros empezamos, escuchar bandas nuevas era bien jarto porque no sonaban nada bien, en cambio, hoy escuchas una banda nueva y dices, Estos chinos están tocando muy bien, tienen una propuesta clara de lo que quieren. Por otro lado, está pasando algo muy chévere, las bandas parchan juntas independientemente de que género sean, antes no pasaba eso, se trataba simplemente de ir a tocar, nosotros aquí, los otros allá, hacías lo tuyo y te ibas. Hoy se apoyan mutuamente, arman parche, quieren ver tocar a las otras bandas, hay más comunidad.

A Antes tocábamos en Chapinero en bares en los que no pasaba nada. Sí, era chévere, a la gente le gustaba y tal, pero la música no repercutía en otras esferas. Lo hacíamos más por amor al arte, ¿no?, sobre todo en Bogotá que es bien difícil que las cosas sucedan. Después de muchos toques de esos, hoy uno siente que toca en un lugar, a alguien le gustó, le interesó, y ese gusto e interés llegan a algún lado y sale otro toque. El ambiente se presta más para que la música florezca, alcance otros niveles, se ponga en radio o las bandas salgan a tocar fuera, hoy ese ambiente musical es más fértil.

R ¿Se puede decir que el público también cambió y ahora es más receptivo?

D Sí. Yo creo que ese mismo nivel del que hablaba antes se ha encargado de de educar a la gente, de acostumbrarla a ir a más toques, de ser más receptivos a lo que las bandas están proponiendo. Ahora se está creado una cultura de la música en vivo que ha ido creciendo durante la última década, y se fortalece cada vez más.

A Hay otra cosa que pesa, y es que Colombia es un país musical como pocos. En los 90s, y sobre todo en el rock, en Bogotá hubo cosas muy buenas que salieron, pero la gente no tenía las orejas tan grandes como para entender lo que estaba pasando. Creo que ahora estamos volviendo a eso, pero ya estamos preparados. La gente sale los viernes en la noche a conciertos de bandas locales, antes no, preferías discotecas y cosas de ese estilo, a un concierto de bandas locales con cinco pelagatos borrachos donde ni siquiera había chicas con quiénes cortejar. Claro, el público cambió, es mucho más receptivo y la cosa es más agradable.

R La banda maneja una estética muy curiosa. Yo, por ejemplo, no conocía la cara de sus integrantes hasta verlos en vivo. Suelen dejarnos ver, más que todo, ilustraciones o fotos del esquimal, ¿a qué se debe?

A Eso es algo muy chévere de Nanook, no somos unas caras que hacen música, sino que es una música y ya. Lo que nos importa es que la gente se enganche por el oído, así que no hay una presentación de un frontman, no se trata de eso. Somos una banda que juega con muchos elementos, y preferimos que la gente llegue por eso.

D Pienso que a veces las bandas dan mucho peso a lo visual y eso le quita el peso a la música, que es lo importante para nosotros. También creo que va ligado a que ninguno de nosotros se fija mucho en cómo se ve, así que preferimos hacer que la parte estética se centre en algo diferente.

A Lo visual de una banda debería salir de su sonido. Ah, ¿que tu banda suena más a Bogotá?, bueno entonces desde ahí construye tu estética.

nanook-1

R Nanook El Último Esquimal tiene un sonido muy crudo pero a la vez robusto, y eso se percibe aún más en sus en vivo. ¿Cuán importante creen que es teniendo en cuenta que, como dijeron anteriormente, es el que da forma a su estética?

A Muy muy muy importante. Hace poco Daniel me dijo que estaba disfrutando más grabar que tocar en vivo y yo dije…

D Uff, revise sus palabras.

A Revise sus palabras, claro. Es que grabar es una delicia, pero el en vivo es algo importante, demasiado. Es decirle a la gente, venga, acompáñeme, yo disfruto mucho esto y quiero que usted también lo disfrute.  Hay momentos en los conciertos, en los que se genera una conexión inexplicable con el universo, y eso te inspira a seguir haciendo música que te haga y haga sentir a los demás así.

D Ver a Nanook en vivo es mostrarle a la gente que lo que hacemos, lo hacemos con pasión, con tripa y lo amamos, es algo que no se puede transmitir en una grabación. Sí, también grabamos con amor, pero quizá eso muchas veces no se logra transmitir en un disco. En vivo la gente puede sentir que lo que hacemos es honesto, que la pasamos bien todos juntos.

nanook-2

R ¿Qué cambió de Un Esquimal Por El Tawantinsuyu a El Pánico no se Azara para llegar a Alguien Busca Un Final Feliz?

D Un Esquimal Por El Tawantinsuyu es algo bien acústico, un disco de viaje con canciones que nacieron mientras estábamos en Perú. Fuimos sólo dos con un tambor y una acústica muy en plan mochilero, cuando llegamos a grabar era natural que iba a quedar acústico, pues era la esencia del viaje y de las canciones.

A Nanook siempre ha tenido dos facetas, lo que hace que el espectro del público sea más amplio, a unos les gusta más lo suave, a otros más lo fuerte y pues ahí están las dos siempre presentes. La parte acústica viene con el Tawantinsuyu, la eléctrica está en todas partes.

R Esas dos facetas algunas veces se mezclan y hacen de Nanook una banda con personalidad, un proyecto innovador, ¿de dónde sale la idea de tener dos facetas, por qué tenerlas?

D Fue algo circunstancial. Nanook comenzó a ser más acústico cuando el segundo baterista se fue, dijimos, nos falta uno, pero por eso no vamos a dejar de hacer cosas. Tomé una guitarra electroacústica y empezamos a componer así por pura necesidad. No es algo muy planeado.

A Además que las dos facetas se fusionan a la perfección. El Alguien busca tiene canciones acústicas grabadas en bloque y formato rockero, lo que les da un sonido más amplificado.

R Nanook lleva 10 años tocando, pero hasta hace como 2 comenzó a sonar bien fuerte, ¿qué creen que fue lo que pasó?

A Tiene mucho que ver con la relación que tuvimos algún momento con las 1280 Almas. Ellos hicieron un festival en el Teatro Cádiz, La coneja ciega, y también un concurso, nosotros ganamos y nos pusieron a tocar el último día justo antes de ellos, también nos grabaron El Pánico. Grabar un disco prensado, sumado a eso de que las almas nos pusieron el ojo encima, hizo que la cosa empezara a subir de nivel.

D Sí, se debe al apoyo de gente como las Almas, o Radiónica, pero también a que nunca hemos dejado de producir, siempre estamos creando, y cuando nos buscan para un toque o sonar una canción en emisora tenemos nuestro material anteriormente listo. Nos escuchen 10 o 200 personas siempre estamos trabajando y eso es importante.

R ¿Por qué se va la banda a Brasil, y cuándo decide volver al país?, ¿ya volvió del todo?

D Fue un reto, el de ir a un país en el que no hablaban nuestro idioma y tocar en español. Hay que salirse de la zona de confort, eso ha mantenido vivo y fuerte a Nanook. Brasil está bien dividido, aunque esas fronteras desaparecen de a poco, nosotros fuimos a hacer puente para que eso suceda más, para que en Colombia llame la atención lo de allá y al revés. Absorbimos mucho de sus sonidos, traer a gente como Raul Seixas, un rockero al que admiran mucho, o a Os Mutantes, una banda brasilera una chimba y compartirlo poniéndole el toque esquimal genera un intercambio cultural importante.

A Para mí, Brasil es el país más importante musicalmente, es una potencia gigante. Brasil parece otro continente, hay mucho que aprender por allá. Hasta ahora estamos trayendo los sonidos, la parte más musical brasilera a Nanook. Llevamos buen rato escuchando música brasilera y eso evidentemente saldrá en algún lado en las composiciones

R Cuando uno escucha a Nanook es claro que está fuertemente marcado por Bogotá, sus calles y quienes la habitan. Si tuvieran que comparar a Nanook con un barrio de la ciudad, ¿cuál sería?, ¿por qué?

D Chapinero tiene un equilibrio chévere. En una noche alguien que esté en Chapinero alto puede terminar juntándose con los del otro Chapinero y viceversa, puede haber cuadras muy bonitas y otras que no tanto, es equilibrado.

A A veces sales por Chapinero y él te da una cachetada en la cara, te deja sin fiesta y sin plata, ¡sin nada!

R Ya estuvieron en Perú, Brasil, Ecuador y aquí en Bogotá mucho, ¿Cuándo los vamos a tener en otros lugares?

D Hemos estado trabajando mucho para poder salir. Uno de nuestros objetivos del año era ir a otra ciudad. Hemos hablando con festivales de Medellín, dos o tres, pero nos dicen que primero necesitan que vayamos solos, que ya nos conozcan, y pues nos hace falta ese primer paso para ir más seguido, ojalá sea pronto.

A Si nos invitan a algún lugar, seguro vamos, la disposición está. Necesitamos que nos ayuden y se concrete algo.

Nanook cerró el año publicando un EP, “Éxitos del pasado mañana”, con sesiones en vivo que grabaron en ‭Árbol‬ Naranja‭, y una que otra canción que quedó orbitando por ahí. Es, en resumen,‬ “cosas raras y chéveres que al final no salieron en nada de lo anterior, grabadas en un lado y en otro.” Actualmente están próximos a publicar una nueva canción, y andan grabando un nuevo disco, que conoceremos a mediados de este año. | R

Sofía Rojas
Estudiante de Periodismo y Opinión Pública en la Universidad del Rosario. La música hace parte de su vida, apasionada por la escena latinoamericana. Amante de la radio y el en vivo.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Nos preguntamos quién estaba tras los simples pero bellos vídeos de Oh’laville, y nos encontramos...

¿Cómo ven el proceso Altavoz los profesionales de la música extranjeros? Aprovechamos su visita a...

Desde Venezuela, está creciendo uno de los proyectos revelación de la música alternativa en el...