Cuarteto-17

Cuarteto de Nos se retó y decidió explorar otras formas de componer a la hora de presentar su nuevo disco, Apocalipsis Zombi, que espera por ser presentado en el país.

 

Por tercer año consecutivo Cuarteto de Nos visita el país. 2015 y 2016 fueron las posibilidades de contemplar su regreso a Medellín después de Altavoz 2012, además de vivir la lucidez de su disco Habla tu espejo. Ahora, regresan para presentar su nuevo disco Apocalipsis Zombi, que contó con la incorporación de Cachorro López como productor, además de un reto por implementar nuevos ritmos, y un Roberto que prefirió dejar de escribir sobre lo que siente, para ilustrar en sus letras todo lo que ve externo.

¡Tenemos 3 boletas para el concierto! Click aquí para ganarte una.

 

Realizada por: Andrés López y Mateo Mejía

Rockal ¿Apocalipsis Zombi son dos palabras que resumen la visión de la sociedad actual?

Roberto Musso No, surgió la canción primero. La canción nos gustó a nosotros y le gustó a Cachorro López (productor) como dos palabras fuertes que estaban bien asociadas para tener un sonido potente de palabras, y que puede resumir también los demás personajes que aparecen en el disco.

R Es inevitable que el nombre nos lleve a un referente cultural como The Walking Dead, ¿la ves? ¿Cómo te va con las series?

R.M Sabés, no soy muy fan de las series, en realidad me tuve que poner a estudiar un poco el tema de los zombis porque me gustó el zombi como personaje para explorar. Y ahí me llamó la atención la cantidad de literatura que hay escrita sobre psicología y filosofía del porqué esa fascinación con el fenómeno zombi que pasa cada tanto. Y lo que vi es que el denominador común de todo es que siempre surge en los momentos de crisis, socioculturales o económicas, entonces me gustó el hacer una especie de metáfora entre lo que estamos viendo como sociedad actual con la marcha zombi errante por el planeta, sin destino por ahora.

R Es de conocimiento que lees bastante, pues muchas de las letras mencionan a los autores que frecuentas. ¿Hay algún libro que te haya inspirado para Apocalipsis Zombi?

R.M Siempre fui muy buen lector en general, me gusta la literatura latinoamericana, leí mucho Cortázar, Borges, García Márquez. Ahora no estaba leyendo ningún libro que me haya influenciado directamente. Es más, me compré y me llevé de vacaciones 3 libros que hablaban sobre la filosofía de zombis (risas). Estaba con mi familia en la playa con el libro y un zombi en la tapa, imaginate.

R De toda esa lectura y estudio a los zombis, ¿al final qué percepción te dejaron? ¿Hay alguna similitud con nuestra sociedad o son un mundo aparte?

R.M Lo que hablaba esta literatura es el paralelismo que hay entre la sociedad actual y el porqué de un montón de cosas, y ver cómo han cambiado a medida que pasa el tiempo los miedos que tenemos como personas. Como decía George Romero, el que falleció hace poquito, el director de películas zombis en los años 60; cuando él estaba en el set de filmación, también quería hacer esa metáfora del zombi, al personaje alienado, al que la sociedad le tenía miedo al otro. Y que cómo han pasado esas décadas, ese miedo en una sociedad ultranarcisista, ultraconsumista, cómo ese miedo al otro se ha vuelto un miedo a nosotros mismos. Miedo a que ese narciso exacerbado se vea en el espejo con la imagen descompuesta del zombi.

R Si armáramos entonces un diccionario, y quisiera que Roberto Musso me dé la definición de zombis, ¿cuál sería?

R.M Dejate morder… (risas).

Cuarteto-27

R Nos pareció muy interesante la variedad de ritmos que contiene el disco. Cosas pop, con sintetizadores y algo dance. ¿En qué se basaron para crearlos?

R.M La verdad que buscamos un poco cambiar, tanto a nivel musical, que es cierto lo que dices de los ritmos, como también a nivel sonoro, que se buscó que cada canción tuviera un universo particular. Cada canción es distinta a la otra. Y a nivel de las letras, pues está bastante distinto al Habla tu espejo, sobre todo.

R Esto que mencionas de que cada canción es distinta y tienen su universo, Hola Karma tiene un aire como selvático por el sonido y coros que tiene, ¿cómo la concibieron?

R.M Tiene ese aire de música de la India. Es un poco de lo que pasa en el arreglo con sitar y con tablas, también con ese coro, que veo más como un mantra que otra cosa, que tenía ganas de ponerle a la canción que justamente habla del karma, de que todo vuelve. Y con la producción de Cachorro, a él le gustó mucho el arreglo de mantenerlo con ese aire de música de la india.

R Calma Vladimir es nuestra favorita, ¿cómo se construyó la letra? ¿Es una zona de confort que puede tener el seguidor del Cuarteto en este disco?

R.M También es una de mis favoritas, y también es la favorita de Cachorro, artísticamente hablando. Cuando la hice me pareció interesante tener ese ritmo, que es un ritmo folklorico de acá. Es Chacarera, se toca con guitarra de nylon y bombo con cuero de vaca. Me interesó empezar a rapear arriba de eso a ver qué pasaba y empezó a surgir la canción. Y me gustó que la canción, de ese supuesto que va a calmar a Vladimir, se vaya enojando y también la música siguiera el mismo camino que la letra, la misma intensidad y le fuera ganando. De verdad que está muy bien, y en vivo explota ahora que la hemos tocado.

Calma Vladimir es un poco más parecida a algunas canciones anteriores, pero que en el show lo que hace es suplantar una canción anterior. Las canciones que son de distintos géneros le dan una dimensión distinta. Siempre digo que lo que está representando el Cuarteto por nuestra forma de ser, de hacer cosas tan distintas, es más el show en vivo que el disco. En general cuando ves el show del Cuarteto, capaz que ahí perdés un poco la noción de las canciones. Homogeniza más el show en vivo, hay un sentido más de unión.

R Hay algo particular y es que las canciones tienen una duración similar de 3:00min, 3:30min… ¿Fue algo que se decidió, Cachorro se involucró ahí?

R.M Medio casualidad, yo también cuando me puse a componer las canciones, busqué darle estructuras distintas, que en el Invisible la estrofa no siguiera el estribillo, y que hubiera rap cuando menos lo esperás. Calma Vladimir, no tiene una estructura de canción clásica. No fue pensado, ni recortado.

R Y eso nos lleva a que la última canción, El rey y el As, tiene una duración mayor, como también se lee a un Roberto que encuentra la salida y tiene una mejor percepción del mundo.

R.M Cuando ya teníamos la lista de canciones, sabíamos que iba a empezar con Apocalipsis Zombi y terminar con El Rey y el As, termina con un mensaje más esperanzador que el mensaje apocalíptico del principio, y de hecho la estamos probando como cierre del show y funciona muy bien.

¿Querés ir al concierto? Click aquí para ganarte una boleta.

Cuarteto-19

R Por otro lado, no deja de sorprender que Santiago no tiene intervención en este disco, ya que nos acostumbramos a tener por lo menos una canción con su voz en discos anteriores. 

R.M Pasó que en realidad, al cambiar de productor, teníamos unos 16 temas, y como queríamos una visión nueva, fresca, externa, le dijimos a Cachorro, “eligí la que más te gusten, cuales te parecen que deberían estar”, y fue distinto a cómo eligímos antes y estuvimos de acuerdo y estaba muy bien. 

R ¿Cómo se llega al cambio de tener en este disco a Cachorro López como productor? ¿Lo conocían de algún lado o tuvieron cercanía antes?

R.M Con Juan Campodónico hicimos de Raro en adelante, fueron 4 discos juntos, que tiene razón de que el Cuarteto esté donde esté hoy, a nivel de sonido y de todo, y con él charlando, andaba con problemas de agenda y hablando de cosas, él mismo nos dijo que estaría bueno conseguir una visión externa, sin los vicios que uno carga, humanos y profesionales. Juan ya había pasado a formar parte de la banda, tanto tiempo… Ahí surgió el nombre de Cachorro porque es una leyenda viva del rock latinoamericano, porque es un productor que es multigénero. Pensamos en él por eso, con esas ganas de hacer un disco variado en ritmos y fusiones, y en cuanto nos comunicamos con él, como que se quedó sorprendidísimo de que lo llamáramos, él dijo yo pensé que nunca me iban a llamar, porque ustedes con Campa… no le faltaba y se puso a las ordenes en seguida. Nos fuimos un mes y medio al estudio de él en Buenos Aires y se creó una química personal y profesional divina. Y quedó una gran amistad.

R Cambiar de productor, y más a Juan, con el que grabaron tantos discos, implica salir de la zona de confort y una forma de trabajo ya aprendida. ¿Qué métodos tenían? ¿Qué vivieron con Cachorro?

R.M En realidad con Juan cada disco hemos cambiado métodos de grabación, y todos llegamos al nivel que nos proponíamos… Cachorro también tiene una forma de trabajar distinta, en general. Fue más distinta, pero te digo, en ambos casos son dos productores muy muy buenos, muy talentosos, con visiones muy parecidas a veces, pero sí, por decirte detalles, con Juan me gustaba grabar las voces a lo último, con Cachorro, le gusta grabar las voces primero, pero pequeños detalles.

R La costumbre siempre es grabar de último las voces, pues ayuda a imprimir emociones en las canciones, y que creo, es muy importante para el Cuarteto, ¿qué les dijo Cachorro? ¿Cómo fue trabajar ese elemento?

R.M Claro, pero ahí estuvo muy contento Alvin, el batero, sobretodo porque pudo grabar las baterías, ya con toda la canción bien armada y cantada. Justamente decía que cuando se graban primero las baterías, las bases te condicionan un poco el sonido que ya le queda a la canción de ahí en adelante. Al grabar las voces, después los instrumentistas graban sobre una base que ya está bien audible y se le pueda adaptar el sonido a la voz que va a estar definitiva.

Cachorro fue muy respetuoso con los demos y maquetas de las canciones, y yo las venía trabajando hace 1 año y pico, yo ya estaba muy acostumbrado al sonido de la canción, a cómo sonaba, y al final se terminó respetando mucho la estructura y la sonoridad. No me resultó difícil el cantar primero sobre una base que estaba planteada como una maqueta.

Cuarteto-30

R Nos hablas de que la esencia de la banda se encuentra en el en vivo. ¿A la hora de componer piensan en este formato o se sacan esa presión de encima?

R.M Cuando me pongo a componer para el siguiente disco, me gusta pensar qué es lo que falta al show. Tratando de no repetir fórmulas, o sabiendo que hay muchísimas canciones que las vamos a seguir tocando porque bueno, están metidas en el corazón de la gente y no las podés sacar de la lista de temas. A veces me pregunto eso, qué ritmo, de qué se puede hablar, de qué tonalidad se puede tener una canción que no esté en el show en vivo, y por ahí arranco las canciones de un disco nuevo.

R Apocalipsis Zombi se diferencia, en principio, con el Habla tu espejocon la escritura que tuviste, ya que dejas de escribir sobre lo que sentís y querés expulsar, a escribir sobre la visión externa a la sociedad.

R.M Capaz que antes era más introspectivo, más personal y con el yo más puesto en mi mismo. Me gustó no repetir esa fórmula, intentar buscar por otro lado, y fue el contar cuestiones de cómo vemos a la sociedad ahora, cómo vivimos los seres humanos, con estos personajes. Me gustó alejarme del adentro.

Para componer me gusta empezar de cero. Y ver para qué lado me indica el instinto que debería ir, así que no hay nada pensado por ahora. Voy sumando canciones, cuando empecé a hacer las del Apocalipsis Zombi, las primeras que hice fueron unas que no quedaron, era una especie de transición entre el Habla tu espejo y este disco, fue cuando apareció la idea de hacer La bestia, Calma Vladimir, el Zombi, me fui un poco por ese camino. Dije, ah, bueno, porqué no experimentar por acá. Mirá que una canción que no termina formando parte del repertorio, capaz que es la llave que te lleva a una puerta que no sabe para dónde va.

R Por último, ¿esos personajes tienen su similitud en la realidad? O buscan que el público pueda desarrollar una imagen individual de ese personaje

R.M No creo, me inspiro más en la mezcla de ficción y realidad. En realidad, el arte de la tapa del disco pensamos que fuera una especie de Sgt. Pepper o algo así, pero después, de hacerlo más trabajado canción por canción, que cada uno tuviera su propia imagen y la tapa más despojada de elementos. Las del disco son fotos de personajes retocadas y como que cada canción tiene un icono. El fotógrafo se llama Cesar Capasso, es argentino y fue por mucho tiempo fotógrafo de la Rolling Stone de Argentina, y él tiene una forma de fotografiar y después ponerle dibujo y efectos a las fotos. Él sacó las fotos de prensa. | R


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Nos preguntamos quién estaba tras los simples pero bellos vídeos de Oh’laville, y nos encontramos...

¿Cómo ven el proceso Altavoz los profesionales de la música extranjeros? Aprovechamos su visita a...

Desde Venezuela, está creciendo uno de los proyectos revelación de la música alternativa en el...