residente-director-videos

Desde su posición como compositor musical y director de videos, René Pérez, busca despertar un cambio frente a los eminentes problemas que aquejan al mundo hoy.

 

Doce años como parte fundamental de Calle 13 le han dado a René las bases suficientes para iniciar su proyecto como solista, Residente. Hace ya casi un año el líder del dúo puertorriqueño Calle 13, anunció que se encontraba trabajando en un nuevo álbum, esta vez, como solista. Meses después vería la luz el homónimo, Residente (2017), un larga duración de 13 canciones.

El concepto del álbum llegó junto con los resultados de una prueba de ADN que indagaba acerca de su “procedencia. De allí, que la mayoría de sus canciones estén pensadas desde la visión de, y para, un lugar (geográfico) específico. Su concepto se basa en que entendamos que ninguno es de ninguna parte, sino que, por el contrario, todos somos un poco de todas ellas. Somos ciudadanos del mundo, entonces, ¿por qué somos xenófobos?, ¿por qué rechazamos a alguien por su color de piel? O ¿por qué nos matamos los unos a los otros?

El primer sencillo, Somos Anormales, fue el abrebocas perfecto a ese mundo que Residente quiso mostrar, un claro ejemplo de aquel objetivo con el que nació el disco. Lo anterior, debido, en parte, a que, ¿quién mejor para dirigir el video de una canción que el mismo artista? René decidió que los videos de las canciones del disco, estuviesen bajo su dirección, cargándolos con un poder comunicativo, que trasciende las barreras de lo sonoro para llegar a lo audiovisual.

Después de investigar un poco, cualquiera descubre que aquella idea ser el director de sus propios vídeos, no llegó en vano, o producto de un campo nuevo para explorar. Todo viene junto a la premisa de que un artista que se apropia de su trabajo, a ese nivel, siempre logra transmitir lo que quiere. Además, aquel interés por lo audiovisual no es cosa nueva. Residente, estudió arte y animación 2D y 3D, por lo que, como afirmó en una entrevista con CNN entiende, no sólo el proceso creativo de un vídeo, sino el de su filmación, y lo que viene con ellos. Por otro lado, ya había ocupado el cargo de co-director en algunos videos de Calle 13.

El sentimiento de libertad, característico en las canciones del dúo puertorriqueño, se ve de igual manera, en la realización de los videos por parte de René. Al igual que antes de escuchar una canción, muchas veces, se previene a quién escucha, frente a su contenido explícito, YouTube previene a quién quiera ver Somos anormales, con una restricción de edad. El video, grabado en España, muestra a una especie de Eva Mitocondrial (según la genética, una mujer africana que se convirtió en el ancestro común femenino más cercano que tienen las mitocondrias de lo que hoy es la población humana) que, prácticamente, pare al mundo. Materializando una de sus frases Nuestra genética, un laberinto. Somos igual de distintos. Lo diferente es la bandera bueno y La raza se arregla cuando se daña, y es que si todos venimos de la misma madre, matarnos entre nosotros, tiene mucho menos sentido.

El segundo producto audiovisual dirigido por René, se encuentra en una onda ideológica diferente a la del primero. Grabado en Francia, el video de Desencuentro, dio de qué hablar por un buen tiempo, gracias a su especial cuidado de cada detalle, parte esencial de esa dirección por parte del mismo artista, que cuida meticulosamente de que lo que tienen en su cabeza quede plasmado con exactitud.  Para resaltar, esa visión que mantiene frente a la forma en que construye al mundo, basándose en lo individual para llegar a lo colectivo, partiendo de un hecho, que parece simple y aislado, que tiene lugar en un restaurante parisino, y luego llega a algo más grande, evidente en la vista de la ciudad con la que termina.

Su tercer, y hasta el momento último video, Guerra, grabado entre Líbano y España, fue publicado el 17 de agosto de este año. De los tres, es el que mejor refleja el concepto del disco. Exterioriza una realidad que muchas veces evitamos, por diferentes razones: impotencia, decepción, falta de fe en la humanidad, y hasta culpa. La realidad de la guerra, sus actores, sus autores, a quiénes les afecta y el papel que jugamos en ella. Es un llamado a la alteridad, a pensar en el otro, a verse en su situación, a ponerse en sus zapatos, a entender que hay gente que resiste y lucha a diario para proteger su vida mientras otros estamos medianamente bien, lejos de aquella realidad. Y es que hoy, basta con ver esforzarse un poco para que lleguen a nuestra cabeza, cientos de conflictos de distintos tipos que alimentan la guerra a diario, ¿y cuántas veces nos cuestionamos frente eso o intentamos hacer algo para cambiarlo?

La música, y para no cerrar tanto el foco, las artes en general, son claves en momentos como este, desastres naturales, xenofobia, racismo, búsqueda de la paz verdadera, del perdón, de un actuar distinto…  Hoy, mucha gente mediante el arte lucha, como se ha hecho por siglos, buscando un cambio, ¿no es hora de que surja efecto?, bueno, pues al final la respuesta y el cambio, no dependen de nadie más que de cada uno. | R

Sofía Rojas
Estudiante de Periodismo y Opinión Pública en la Universidad del Rosario. La música hace parte de su vida, apasionada por la escena latinoamericana. Amante de la radio y el en vivo.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

Donkristobal y La Toma harán parte del cartel de uno de los festivales más grandes de...

Tras dos años en el Aeroparque Juan Pablo II, la administración actual de Altavoz decidió llevarlo...

Siguiendo la misma línea de Soy Yo, Bomba Estéreo presenta el video del segundo sencillo de Ayo...