Asustar es una de las labores más complicadas del mundo del cine, no por nada se caen a pedazos, diariamente, producciones que, a pesar de contar con excelentes actores, un gran presupuesto y los mejores equipos, no se trabajan a sí mismas como exponenciales y simplemente, van tras la fórmula de aquel éxito comercial que alguna vez dio resultado.

Es por eso normal, ver que son las independientes quienes se ponen al mando y vuelven paranoicos por unos minutos a más de uno, dejándolos mirando hacia los lados, con los pensamientos corriendo y no con una sonrisa sobre el rostro por un susto llevado. Con la música puede pasar lo mismo, una banda que no ha estado al borde del éxito comercial, pero que ha lleva su cometido a la perfección, puede crear cadencias aún mejores que aquellas que cargan con el renombre, como este caso, que busca meternos en la onda de Los Espantos (2017), arrastrarnos a la oscuridad y arrancarnos suspiros con una banda sonora de tres canciones que bien, podrían ser la música de una película de terror de clase B de los ochentas que tuviese como protagonistas a Freddy Krueger y varios adolescentes vestidos con jeans descoloridos apretados hasta el ombligo, gafas gigantes y suéteres de invierno amarillos.

Inwaves, conformado por Jorge Giraldo como cante principal y guitarrista, José Hernández como maestro del bajo y el synth y Rodrigo Canal como batero, nació en el año 2014. Encontraron en el maduro post-punk un sonido no muy propio de la cultura paisa o colombiana, y agradecemos que haya quienes se arriesguen a darle un toque nuevo a la música que se hace en la ciudad que irremediablemente va a estar compuesta por lo que pasa en ella, así no suene a cumbia o hip hop, expandiendo las fronteras del rock alternativo del país, aunque no tenemos duda de que, si tendríamos que buscar algo como ellos por estos lados, lo encontraríamos donde están, en Medellín. Hasta ahí podemos definirlos con tranquilidad, para adelante, pueden entrar en el stoner rock, rock gótico o tal vez doom, y con este nuevo epé, incluirlos en la lista dura del indie, indie rock.

Los Espantos nos muestra de nuevo −luego de Suspiria Animal− a la banda interpretar en español, en la canción homónima, aunque mantienen sus dosis internacionales, ya comunes, al cantar en Nobody Loves You y Love is a Danger en el idioma foráneo.

El disco nos enseña un arcoíris de sonidos, debido a la multiplicidad de experimentos, porque en relación a la línea sonora es siempre oscuro y tenebroso, claro que no tanto como su trabajo Phantom Radio (2015). El disco está colmado de guitarras que parecen rebotar felices entre riffs de fondo rocosos con una batería medida que a veces busca salirse del compás, aunque las canciones estén armadas a su alrededor. Experimentos sonoros con guitarras y sintetizadores le dan un valor enérgico que ninguna otra banda en Colombia se ha atrevido a producir, un viaje que no deja de ser oscuro, pero sí pintado con otra mano. En sus melodías, muestran asonancias parecidas a un desaliñado y distorsionado The Cure en sus inicios, aunque también se atreva a tomar caminos como el de Tame Impala o The Smiths, siempre explosionados por el bajo de sonido duro y con la voz carrasposa de Jorge que lleva el tinte de Peter Steele a pesar de que se pierde a veces entre sus compañeros, tal vez, para mantener un tono misterioso.

Durante los diez minutos de duración, se siente una vibra gótica que es acompañada con coros de voces que parecen ser femeninas. Se parece mucho a como si alguien estuviese, en su escritorio de noche, recibiendo constantemente a través de la música, mensajes paranormales que explotan intensamente en sus oídos y después simplemente desaparecen. La temática Halloween y progresiva estalla en todas partes, mérito a José Hernández quien hace una muy buena e interesante ambientación con el sintetizador. Rodrigo, a ratos, acelera el ritmo para darle dinamismo a la canción, digno de un aplauso. Este sonido grueso hace que no se pierda ninguno y que nos transporten al apartado b del Halloween del siglo pasado, pero deja la sensación de que tampoco resalta nadie en especial, aunque no es un problema grande al tratarse de tres canciones.

Los Espantos, es un EP divertido que vale la pena escuchar con canciones bailables y entretenidas, que se atreven a valorar lo mejor de los Arctic Monkeys sin dejar los bajos duros, creando una experiencia dura y cruda que confronta con el lado sombrío que me recuerda a Type 0 Negative y a The Chameleons. | R

8.5Calificación Rockal

Mateo Mejía
Estudiante de Comunicación Social - Periodismo en UPB Medellín. 2 años de experiencia como redactor en medios deportivos, rockero de toda la vida.


DÉJANOS UN COMENTARIO

También puedes leer:

  Los discos deben aguantarse por sí mismos, deben defender lo que tienen para decir desde la...

  Dos años tuvimos que esperar para conocer lo nuevo de Bomba Estéreo, y fue al escuchar Duele que...

  En muchas de las actividades del periodismo lo ideal es apuntar hacia la imparcialidad, eso lo...